CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

domingo, 22 de enero de 2017

RESCATADAS DEL OLVIDO -2-



Coincidiendo con la recuperación del órgano de la iglesia de Renueva, que se ha realizado en estos días, se trabaja sobre otro valioso conjunto de esta desaparecida iglesia; el que fue retablo de su altar mayor.
Realizado en madera de nogal tallada, policromada con pan de oro y esgrafiados sobre temple; con unas dimensiones de 7,11 m. de ancho por 7,17 de altura; de estilo renacentista s. XVII (1642); obra de Fernando Robles y dorado por Pedro y Lucas de Ávila.
La obra, que se encuentra desmontada en partes, estaría compuesta por un cuerpo de tres calles separadas por cuatro columnas con capiteles corintios sobre los que descansa un friso con cornisa. En las dos calles laterales se localizan dos grandes lienzos que representan  “La Visión de  la Anunciación según San Bernardo” (derecha) y “La Natividad de la Virgen” (izquierda).

Cuerpo del retablo que se asienta sobre la predela.

El ático está  formado por una hornacina central con columnas estriadas sobre las que descansa un frontón. La hornacina con un fondo policromado alberga  el grupo escultórico de “La Trinidad”. A ambos lados dos tablas policromadas de los apóstoles San Pablo (derecha) y San Pedro (izquierda).
En la parte inferior del retablo (predela), pintadas sobre la madera y bajo las columnas del cuerpo, cuatro pequeñas pinturas de los Padres de la Iglesia (San Gregorio, San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo); coincidiendo con los grandes oleos, dos pinturas alargadas que representan “La Justicia y “La Templanza”.
Este retablo, como sucede con el órgano, es contemporáneo del retablo mayor de la iglesia de Santa María del Azogue realizado en 1668 (26 años después que Renueva).


Ático con desajustes de estructura. 

Esta compleja labor, actuando sobre distintos materiales, se realiza bajo la dirección de Ana Prieto Martin  siguiendo un proyecto global destinado a la recuperación integral y futuro montaje. En fases anteriores se restauró el sagrario, los grandes lienzos y todas las pinturas. Ahora se interviene todo el conjunto arquitectónico de madera (mazonería) que sufre el paso del tiempo y la intervención de la mano del hombre, presentando desajustes, deformaciones, grietas, perdida de molduras y daños en la policromía.
El profesional que está devolviendo a este conjunto sus formas originales es Raimundas Chomicius, conocido tallista, ebanista y carpintero restaurador, de origen lituano y afincado hace años en Valladolid, con acreditada experiencia en esta tipo de trabajos. Otra de sus actividades es la fabricación de violines.  De entre las numerosas obras que han pasado por sus manos se encuentra el retablo mayor de la iglesia de Santa María de Aranda de Duero. 

Despiece del ático.


Detalle de injertos.

El primer paso realizado ha sido desmontar pieza a pieza todo el conjunto y poder actuar sobre las partes dañadas, para una vez recuperadas los expertos monten de nuevo este rompecabezas.
La madera de nogal que en su día se utilizó para su construcción, en palabras del restaurador, no estaba bien seca produciendo con el tiempo deformaciones y grietas que se intentaran corregir.
Por medio de injertos de madera curada y tratada se reponen las partes deterioradas o desaparecidas respetando su aspecto original y reproduciendo la decoración tallada.
Se corrigen los desajustes de la estructura para garantizar la estabilidad y las grietas se repararan con madera de balsa o sellado por medio de resinas.

En este tipo de obras es necesario hasta fabricar artesanalmente las herramientas utilizadas para trabajar la madera.

Trabajos de tallado. 

Una vez restaurado en su totalidad se tiene previsto su instalación en el presbiterio de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, según el estudio-proyecto con alzados, secciones, cotas, líneas de visión, que han realizado por los arquitectos Julio Carbajo y Luis López.
Todas estas horas de trabajo y esfuerzo económico de la parroquia, que sufraga la totalidad de los gastos por medio de aportaciones de feligreses y fieles en general, se verá recompensado cuando se pueda contemplar en su emplazamiento por el público en general.
Simulación del montaje.