CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

lunes, 25 de abril de 2016

BENAVENTE EN “LAS EDADES” -2-



“Yo Camino”, nombre muy apropiado para la XIV edición que se celebró de Mayo a Noviembre de 2007 en Ponferrada, ciudad del Bierzo leones, encrucijada del Camino de Santiago.

La Basílica de la Encina  y la Iglesia de San Andrés fueron marco de la muestra; ambos templos se unieron por medio de una estructura a semejanza de un camino, que se denomino “puente de las estrellas”.

Benavente aportó una obra muy particular perteneciente a una de los conventos de la ciudad. Se trata de un Cristo de Marfil.- Escultura del s. XVII realizada en este material. Importante representación de la agonía del Hijo de Dios clavado en una cruz de gajos. Cristo presenta un cuerpo armónico, de perfecta anatomía; en tensión, con la cabeza levantada, levemente inclinada hacia la derecha; su mirada se dirige hacia el cielo buscando al Padre. Perteneció al monasterio de Santa María de Moreruela, uno de los primeros y mas importantes que la orden del cister construyo en la península Ibérica. Puede que fuera tallada por alguno de los monjes de la comunidad monacal. En la actualidad se encuentra en el cisterciense del Salvador (monjas de San Bernardo).

Pueblos de la comarca, tanto de la diócesis de Zamora como de Astorga, aportaron ese año importantes obras: Villanueva del Campo: Santiago el Mayor peregrino; talla en madera dorada y policromada, finales s. XVI.

Burganes de Valverde: Custodia de plata, segunda mitad s. XVI.
Milles de la Polvorosa: Arqueta Namban, estilo de origen japonés, madera pintada y lacada de finales s. XVI


Cristo de Marfil, Monasterio Cisterciense del Salvador.


Passio (Pasión) fue el titulo que recibió  la muestra en de 2011, dedicada a la Pasión de Cristo. Esta decimosexta edición se realizara por primera vez en dos poblaciones distinta: Medina del Campo (iglesia de Santiago el Real) y Medina de Rioseco (iglesia Santiago de los Caballeros).

En esta ocasión la obra escogida pertenece a la moderna iglesia de Santiago Apóstol en el popular barrio de Las Malvinas. La escultura tiene por titulo Cristo de la Buena Nueva (1988), talla en maderas de cedro venezolano y coral filipino policromadas; es obra de un hijo de la comarca. Segundo Gutiérrez Domínguez (1932-2012) nacido en Breto de la Rivera, escultor y sacerdote-misionero claretiano; hijo de carpintero que le inculco el trabajo de la madera, compaginaba el pulpito con las gubias. Sus trabajos repartidos por todo el mundo, eran, como el decía, una manifestación de amor, cariño y esperanza. Sus figuras presentan un singular alargamiento, como queriendo alcanzar el cielo, expresando un signo de trascendencia.



Cristo de la Buena Nueva. De fondo el magnifico retablo de la iglesia de Santiago de los Caballeros, Medina de Rioseco.
 

En este 2016, en su XXI edición, “Las Edades” desembarcan con “Aqva” (Agua, elemento de la naturaleza, expresión de vida) en las orillas del río Duero, en Toro, la ciudad de D.ª Elvira. Desde 27 de Abril, día de su inauguración con la presencia de la Reina D.ª Sofía, hasta el 14 de Noviembre. La Colegiata de Santa María la Mayor, catedral para los toresanos, ejemplo del románico del Duero con su característico cimborrio, junto con la iglesia del Santo Sepulcro, que fue priorato de la orden religioso-militar fundada (1099) en Jerusalén para defensa de los Santos Lugares, serán marco incomparable de esta edición. Para este evento la iglesia del Carmen de Renueva y la de Santa María del Azogue han prestado dos valiosas piezas de su patrimonio. 


Cartel de la XXI edición de las Edades del Hombre.


La Trinidad.- Representación de las tres personas que conforman el Dogma (Padre, Hijo y Espíritu Santo).

Este grupo escultórico pertenece al ático del retablo renacentista realizado en 1642 (s. XVII) por Fernando de Robles y dorado por Pedro y Lucas de Ávila para el altar mayor de la desaparecida iglesia de Santa María de Renueva.

El conjunto esta realizado en madera de abedul tallada y policromada con pan de oro y pigmentos, presentan varios tonos: azules, rojos, verdes, blancos.

Su autor es desconocido; algunos investigadores, basándose en la similitud que presenta con la obra de Juan de Montejo que trabajo en Zamora, Salamanca y Valladolid, lo sitúan en su entorno.

La representación de Dios Padre es un venerable anciano sentado, de largo pelo y barba blanca, tocado con una especie de birrete de inspiración oriental con una sola corona, con manto de gruesos pliegues y tunica; con su mano derecha sujeta la bola del mundo que descansa sobre su rodilla y es rematada por una cruz. La esfera es la representación del mundo y es símbolo de la creación.

Cristo situado a la derecha del Padre es un hombre en la plenitud de la vida, con barba negra partida en dos, con tunica y mato. Las dos hendiduras que observamos, una en la cabeza y la otra en la pierna izquierda, nos hacen su poner, que originariamente, tenia nimbo y por la posición del brazo un libro, generalmente los evangelios.

El Espíritu Santo, la tercera persona, es una paloma con las alas extendidas y colocada en un plano superior entre el Padre y el Hijo.

Es singular en este trabajo la presencia de dos cabezas de querubines sobre las que descansan uno de los pies del Padre y el Hijo. A los querubines se les consideraba los guardianes de la gloria de Dios.

Partiendo del criterio de no recomponer o reconstruir partes desaparecidas, Ana Prieto Martín y Ángel Pintado García, realizaron una minuciosa labor restauradora recuperando unas tallas muy deterioradas,  devolviéndole el aspecto que tenían cuando salieron de las manos del artista.  

Después de su restauración, La Trinidad, fue colocada en el presbiterio de la iglesia de Santa María del Carmen de Renueva de Benavente. 

Ático del retablo con el grupo escultórico de La Trinidad antes de la restauración y detalle después de la intervención.

Naveta.- Objeto litúrgico en forma de pequeña nave para guardar el incienso utilizado en las ceremonias.
Esta en concreto, perteneciente a la iglesia de Santa María del Azogue, es una bella pieza en plata del s. XVI, con cestería gótica, de autor desconocido. El Taller Diocesano de Restauración ha realizado un profundo trabajo de limpieza.


Naveta, s. XVI /1570) Iglesia de Santa María de Azogue.


No hay comentarios:

Publicar un comentario