CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

domingo, 14 de julio de 2013

UNAS REGLAS PARA LA HISTORIA - Siglo XVII (2)



Con el paso del tiempo las reglas aprobadas en 1675 serán de difícil aplicación en determinados momentos por las crisis sociales y la inestabilidad política lo que hace necesario una adaptación. Esta revisión es necesaria en las reglas que son de obligado cumplimiento por parte de los hermanos y en aquellas que hacen referencia a la organización y administración de la Cofradía pues por el contenido de los escritos se estaban relajando o incumpliendo. Dos momentos parecen ser los mas conflictivos: los años de mediados del s. XVIII y los de primer tercio del s. XIX. Estos son años de conflictos políticos, sociales y económicos en España. 

El 22 de Julio de 1767 el Ilmo. Sr. Don Agustín González Pisador Obispo de Oviedo autorizara, por primera vez, una adaptación de las reglas ante la suplica de D. Joseph Sánchez en aquellos años cura ecónomo de la Iglesia de San Andrés ante la falta de nuevas incorporaciones por no poder hacer frente a la cuota de ingreso y que esto repercuta en la continuidad de la Cofradía; se rebaja la cantidad de ingreso a 8 reales; de  los capítulos 5º y 9º se elimina lo que hace referencia a las aportaciones económicas para cera y misas de los cofrades difuntos.
 
 

Advertencias realizadas por el Padre General en Noviembre de 1790

En un escrito, que dice ser copia y esta sellado por el Obispado de Oviedo, con fecha 17 de Noviembre de 1790 el Rvdo. Padre General de la Orden Fray Roque Melchor hace unas advertencias, posiblemente por el incumplimiento o mala interpretación de algunas obligaciones. En la primera regula meticulosamente los ayunos que deben realizar los cofrades y las normas por la que se regirán. En la segunda dice que ante la dificultas que algunos hermanos tiene para el cumplimiento de los rezos y abstinencia de carne, regula quienes están exentos y en que circunstancias.

Haciendo un paréntesis en el tiempo llegamos a 1834, año en que la cofradía y las autoridades eclesiásticas se muestran muy activas y que por el contenido de los escritos deducimos que dicha actividad era necesaria para clarificar obligaciones y revisar organización.

Como se ha dicho la Vicaria de San Millán tenia autoridad fiscalizadora sobre las cofradías. El 7 de Abril de 1834 remire un escrito con este encabezado “En consideración al religioso objeto que se proponen los componentes y con vista de la Regla ve conveniente la renovación y reparación  de la Cofradía de Nª. Sª del Carmen sita en la Parroquial de  San Andrés”.
Se deduce que los regidores de la Cofradía no debían ser muy diligentes y no tener al día los libros de registro de cofrades y de cuentas.
En el escrito se exige llevar un libro donde se inscriban los aspirantes y en el que se formalicen las cuentas anuales de las producciones y limosnas, también se regula quien lo debe hacer, cuando y como; este libro tiene que estar a disposición de los visitadores. Todo ello para evitar la informalidad y falta de interés que ocasionarían la ruina de la Cofradía.
Así lo mando el Licenciado D. Juan Josef Prieto Giraldo abogado de los Reales Consejos, Vicario Juez de la Vicaria de San Millán y sus partidos, en Benavente a siete de Abril de mil ochocientos treinta y cuatro.
 

Acuerdos de la reunían celebrada en la Iglesia de San Andrés el 13 de Julio de 1834
 
El contenido de este escrito de la Vicaria debió ser un revulsivo para los cofrades pues del día 13 de Julio de 1834 hay un acta, recogida en papel timbrado con sello de 4º  y 40 mrs. Del año 1834 y sello de aguas, de una reunión en los siguientes términos:
“En la Villa de Benavente 13 de Julio de 1834 estando juntos y reunidos en la sacristía de la Iglesia Parroquial de San Andrés de la misma los infrascritos Párroco de ella y Alcaldes de la Devoción de la Virgen Santísima Reina de los Ángeles que con el titulo del Carmen se venera en su iglesia y a cuyas expensas hace mas de cincuenta años se da culto, al objeto de convenir las formas que de una manera mas constante y perpetua, segura y fija pueda conservarse la antigua cofradía erigida a la Virgen del Carmelo olvidada por las circunstancias destructoras de las pasadas guerras y vigorizada hoy por el Sr. Vicario de San Millán en su escrito de 7 de Abril ultimo…”
En resumen toman los siguientes acuerdos:
1.- Tener un libro para registrar a los cofrades y asentar las cuentas (indicación que les hacia el Vicario).
2.- Que al principio del libro se copien las Reglas de 1675.
3.- Modificar la cuota de ingreso, fijando 12 reales para hombres y 10 para mujeres.
4.- Se regula las misas a la muerte de un hermano.
5.- Celebraran un novenario de forma estable y permanente costeado por las aportaciones de los cofrades y devotos, lo sobrante pasara a los fondos de la Cofradía.
6.- Para buen gobierno, dirección y representación de la Cofradía se elegirán cada año, a propuesta del Párroco, dos Alcaldes y demás cargos.
Los reunidos para dar estabilidad y continuidad a la Cofradía presentaron estos acuerdos al Sr. Vicario.
Dos días después de esta reunión por auto del licenciado D. Juan José Prieto Giraldo Abogado de los Reales Consejos, Vicario Juez de esta Vicaria de San Millán y sus partidos autorizo estos acuerdos; …”así lo mando y firmo en la Villa de Benavente a quince días del mes de Julio de mil ochocientos treinta y cuatro” .
Entre las más de quince firmas que avalan estos acuerdos se encuentra la de D. Diego Pascual de Oliveros hermano cofrade que dono la actual imagen de la Virgen obra de D. Ramón Álvarez.


Escrito con sello del Obispado de Oviedo

El ultimo de los escritos esta fechado en Oviedo a 2 de Diciembre de 1873 con sello del Obispado de Oviedo y firmado por Benito, Obispo de Oviedo. En el se autoriza, de nuevo, la modificación del Capitulo VIII.
Y para aumentar la devoción de los fieles se conceden cuarenta días de indulgencia por cada uno de los actos religiosos de la Cofradía a que asistieren los hermanos.

Ya en el s. XX, en los años cuarenta, los nuevos inscritos rellenaban un documento de entrada firmado por el cofrade secretario y el cofrade tesorero. En el se indicaban las obligaciones del nuevo hermano y los privilegios e indulgencias que le están conferidas, contenidas en el Escudo del Carmen escrito por P. M. Fr. Gabriel Serrano Prior que fue de dicha Orden en el Convento de Toledo.

El 12 de Diciembre de 1994 se remite instancia al Excmo. Rvdo. Sr. De Zamora en estos términos:
“Un grupo de cristianos de la Ciudad de Benavente deseando constituir la Asociación “Cofradía del Carmen” con el objeto de promover la devoción y culto a la Santísima Virgen bajo la advocación del Carmen, como ha venido haciéndose desde hace mas de cien años”.
En los ocho títulos de sus estatutos se articulan el funcionamiento, fines, ingreso, órganos de gobierno y facultades de la autoridad eclesiástica.
 


Primera imagen de la Virgen, en la actualidad retirada del culto

Después de mas de tres siglos y medio la devoción sigue viva y activa con cerca de setecientos cofrades, siendo la cofradía más numerosa de la parroquia.
Fieles y devotos se acercan cada día a su Iglesia para ante la Madre confidente compartir penas y alegrías; ante la Madre auxiliadora encontrar ayuda y consuelo en la tribulación; ante la Estrella del mar encontrar guía cuando la barca de la vida hace agua.

La actual directiva tiene una obligación, un reto al que no puede renunciar que es conseguir el titulo de “Real” pues la ciudad de Benavente se lo merece, la cofradía tiene derecho por su larga historia documentada y lo mas importante, en memoria y reconocimiento a los hombres y mujeres que cimentaron la devoción a la Virgen del Carmen en 1675 transmitiéndose de generación en generación. 


Imagen actual de Nª. Sª. del Carmen que recibe culto en la Iglesia de Santa María del Carmen de Renueva
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada