CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

domingo, 5 de mayo de 2013

LOS LIENZOS DE LA IGLESIA DEL CARMEN (3)



Bodas de Caná. Bartolomé Esteban Murillo
Óleo sobre lienzo perteneciente a la pintura barroca española salido de los pinceles de Murillo entre 1670 – 1675 (s. XVII).
El cuadro representa el relato evangélico de San Juan; Jesús asiste junto con su madre y los discípulos a una boda. La escena se desarrolla en un interior con los invitados alrededor de una mesa con los novios en el centro; a la izquierda Jesús a punto de realizar su primer milagro, convertir el agua en vino; a la derecha, en un primer palo una serie de cantaros que los criados llenan de agua.
Fue un encargo de Nicolás Omazur comerciante llegado a Sevilla sobre 1669 y que llego tener numerosas obras de Murillo. En la actualidad se encuentra en el Barber Institute of Fine Arts de la ciudad inglesa de Birmingham.
Las principales diferencias encontradas al comparar original y copias son: Se  acerca la escena eliminando el fondo de la sala y dando volumen a los personajes. Se elimina uno de los tres criados que en el cuadro de Murillo llenan los cantaros de agua. Desaparece el personaje que esta justo de tras de María a la izquierda del cuadro.


La Venida del Espíritu Santo (Pentecostés). Paúl Gustave Doré
Miguel Lucas toma por segunda vez como referente de su trabajo un a de las numerosas litografías de Gustave Doré que el artista francés realizo en 1865 (s. XIX) para la Biblia Ilustrada.
En esta caso hace referencia al pasaje bíblico del Nuevo Testamento que narra lo sucedido a los apóstoles el día de Pentecostés, fiesta judía que se celebraba 50 días después de Pascua.
Hch 2, 1-3 Al legar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar, de repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, posándose encima de cada uno.
En la escena aparece Pedro, centro de la iglesia, rodeado por los apóstoles; en el centro de la parte superior del cuadro aparece una paloma, uno de los símbolos con los que se representa el Espíritu Santo, derramando sus dones, en forma de lenguas de fuego. Simboliza la transmisión del Espíritu de Jesús, que ha recibido del Padre, a la iglesia que da sus primeros pasos.


La Asunción. Mateo Cerezo.
Interpretación pictórica de La Asunción de la Virgen al cielo en cuerpo y alma realizada por el burgalés Mateo Cerezo, representante del barroco español de la escuela madrileña, en 1650 (s. XVII). La Asunción de María fue declarado dogma el 1 de noviembre de 1950 por el Papa Pío XII, y su festividad se celebra el 15 de Agosto.
El pintor recoge el momento en que la Virgen María es llevada al cielo a manos de unos ángeles, mientras que un grupo de personajes muestran su sorpresa y admiración  y miran el sepulcro vacío.
En la copia se han eliminado las caras de los ángeles de la derecha y el personaje de la izquierda. A La derecha y en primer plano el copista introduce un elemento que el cuadro original no tiene. Imprime a toda la obra una sensación de profundidad que la separa del espectador.



La Coronación de la Virgen. Diego Velazquez
Pintores como el Greco o Rubens han plasmado en sus lienzos este tema. Este es obra del sevillano Velazquez pintado hacia 1635 (s. XVII) en óleo sobre lienzo dentro del Barroco Español para el oratorio que la reina Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV, tenia en el Real Alcazar de Madrid; fue salvado del incendio que destruyo el Alcazar la Nochebuena de 1734, en cuyo lugar se levanto el actual Palacio Real. Ha tenido otros emplazamientos como: El Palacio del Buen Retiro, El Palacio Real y a partir de 1819 se encuentra en el Museo del Prado (Madrid).
La pintura muestra la imagen de María en el centro del cuadro que es coronada por la Trinidad: Dios Padre a la derecha, Jesucristo a la izquierda y entre ambos, sobre la cabeza de la Virgen, una blanca paloma símbolo del Espíritu Santo; la escena se completa con unos angelitos.
En la copia realizada se mantiene la esencia de la escena rellenando el espacio con nubes y eliminando los ángeles de la parte inferior derecha.




No hay comentarios:

Publicar un comentario