CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

lunes, 16 de julio de 2012

ESTRELLA DEL MAR

En los primeros años del s. XIII antiguos cruzados  que habían participado en la defensa de los Santos Lugares, junto con peregrinos, se establecieron atraídos por el lugar y la situación geográfica en el Monte Carmelo con la finalidad de seguir defendiendo con su presencia esta tierra.

Ciudad de Haifa en las laderas del Monte Carmelo

Entre los años 1206-1214 un grupo de estos ermitaños que vivían en grutas se reúnen en una comunidad “Collegium” bajo una norma de vida común que a los largo de los siglos será fundamento de la regla Carmelita.
Desde el primer momento, los llamados hasta 1281 Hermanos de la Beata Virgen María del Monte Carmelo, tendrán muy presente a la Virgen; en un principio a María madre de Jesús, posteriormente tomaron como representación de su Virgen a la Inmaculada a la que unieron las figuras de Elías y Eliseo y finalmente  la guía y patrona del Carmelo será la Virgen que el 16 de Julio de 1251 se aparece en Cambridge (Inglaterra) a Simon Stock entregándole el Escapulario.

Altar de la Virgen del Carmen en la iglesia del Monasterio Carmelita Stella Maris, situado en las laderas del Monte Carmelo. La imagen esta tallada en madera de cedro del Líbano

Las invasiones sarracenas, que a finales del s. XII consiguen recuperar Jerusalén, empujaron a los carmelitas a buscar otros lugares donde vivir su ideal extendiéndose por Europa Occidental; a partir de 1238 aparecen comunidades en países como: Chipre, Francia, Inglaterra, Italia y España.
La devoción a la Virgen del Carmelo que había sido introducida en Europa por aquellos antiguos cruzados llegara a España estableciéndose el primer convento en 1265 en el Condado del Rosellon  que perteneció a la Corona de Aragón hasta el s. XVII. La difusión de la devoción por toda la península fue rápida.
En el s. XVI Teresa de Cepeda y Ahumada (Santa Teresa de Jesús) junto con Juan de Yepes Álvarez (San Juan de la Cruz) promueven la nueva reforma del Carmelo, los  llamados Carmelitas Descalzos.
Desde entonces hasta ahora multitud de pueblos costeros y del interior están consagrados a la Virgen del Carmen celebrando cada l6 de Julio procesiones, fiestas o romerías en su honor; es patrona del mar y de la Armada Española y los pescadores la tienen como su protectora.
La devoción zamorana a la Virgen del Carmen es anterior al s. XVI y se extiende por toda la geografía provincial.
Iglesia de San Miguel en Castrogonzalo

Numerosos pueblos de la provincia tienen en sus iglesias imágenes de la Virgen del Carmen que demuestran la devoción de sus habitantes a María en su advocación del Carmelo. Entre otros muchos podemos citar:
Asturianos en la comarca sanabresa que celebra sus fiestas patronales cada 16 de Julio trasladando la imagen de la Virgen desde la ermita a la iglesia parroquial, para devolverla de nuevo a la ermita hasta el próximo año.
Peñausende, en Sayago, tiene como patrona a la Virgen del Carmen que recibe culto en su iglesia parroquial de origen románico (s. XI y XII) dedicada a San Martín de Tours.
En los Valles podemos citar: Castrogonzalo donde la Virgen del Carmen tenia altar y recibía culto en la iglesia de Santo Tomas del s. XVI y que sufrió grandes destrozo cuando las tropas francesas ocuparon el pueblo en Diciembre de 1808, tras su demolición en 1992 pasaría a la actual iglesia de San Miguel que conserva un magnifico retablo del s. XVI.

Iglesia de Santa Marina en Barcial del Barco 

Barcial del Barco en su iglesia parroquial de Santa Marina encontramos un retablo fechado en 1770  en el que se encuentra la Virgen junto con Santa Teresa y  San Juan de la Cruz.
En Zamora capital los devotos del Carmelo se congregan en dos cofradías. La Muy Antigua e  Ilustre Cofradía de la Virgen  del Carmen de San Isidoro, fundada en 1688. La  iglesia románica del s. XII próxima a la Catedral  acoge en su camerino una talla de la  Virgen realizada por José de Rozas a finales del s. XVII y comprada a un convento de Valladolid en 1695. La Cofradía de Nuestra Señora del Carmen del Camino que tiene su sede en la armita de su propiedad construida en el s. XIII fuera de los muros de la ciudad junto a la puerta de San Torcuato (hoy Plaza de Alemania). Fue demolida y reconstruida en 1967 pero no conservo su estructura románica, es conocida popularmente por tener en su interior, encima de la puerta de entrada, una gran serpiente cuya procedencia inspira una leyenda. El grupo escultórico de la Virgen del Carmen es del s. XVIII.
En Toro la llegada de los Carmelitas fue obra de D. Francisco de Mendoza amigo de Santa Teresa; la fundación se destino a noviciado y desapareció en 1835 con la Real Orden de Exclaustración Eclesiástica que suprimía los conventos y la primera confiscación de los bienes eclesiásticos.  Los carmelitas fueron la semilla de la devoción en Toro. Aun conserva la ciudad la fundación de Carmelitas Descalzas cuyo primer convento fue construido bajo el patrocinio del regidor D. Gómez de Lada y su esposa Dª  Isabel Vela y que fue inaugurado el 20 de Octubre de 1619 teniendo como priora a la Madre Elvira de San Ángelo que procedía del convento de Medina del Campo.


 En la comarca benaventana del Valle de Valverde, en el pueblo de Navianos, se celebra el tercer domingo de Septiembre una importante romería en honor de la Virgen del Carmen a la que acuden devotos de distintos lugares en peregrinación a la ermita rodeada de un hermoso paraje en lo alto de una ladera próxima al pueblo.
La ermita, fechada en el s. XVIII, es de plata rectangular de  tres naves con espadaña y en el presbiterio como centro de todo el templo se encuentra una hermosa talla de la Virgen del s. XVIII. La antigüedad de la devoción en este lugar lo demuestran los numerosos exvotos que gentes de otros tiempos ofrecían a la Virgen en agradecimiento.
Ya en siglos pasados miembros de congregaciones carmelitas de La Bañeza y Valderas en León venían a Benavente para hacer misiones.
En los años 50 del pasado s. XX llego a  Benavente una congregación de frailes carmelitas procedentes de Valderas (León) que se asentaron en las proximidades de la carretera de Madrid en el lugar conocido como Cercado de Gandara. Se dedicaron a las labores agrícolas y pretendían establecer un centro de formación de la orden. Era frecuente ver por las calles de la ciudad a sus miembros y asistir a cultos en las iglesias, especialmente a los actos que se realizaban en San Andrés con motivo de la festividad de la Virgen del Carmen.
La muerte de uno de sus miembros, el padre Eulalio, en un desgraciado accidente mientras desgranaba maíz, precipito la marcha de la congregación.

Retablo de la Virgen del Carmen en la Iglesia de Santa María de Azogue en Benavente

En Benavente tres de sus templos parroquiales  albergan imágenes de la Virgen del Carmen. Pero en la Villa, hoy ciudad, de Benavente la antigua y popular devoción a la Virgen del Carmen tiene su origen en la desaparecida iglesia de San Andrés, en la parroquia del mismo nombre, situada en los barrios bajos del caserío de la Villa, habitados por gentes humildes de agricultores, hortelanos y artesanos.
En este marco se desarrollara la devoción benaventana fundándose una cofradía de la que se conserva un documento de reglas del año 1675.
La desaparecida iglesia de San Andrés era un templo de una sola nave con bóveda de cañón. La nave y sus dependencias eran de tierra apisonada; el suelo de grandes losas de pizarra, lo que confirma que en otro tiempo se realizaban enterramientos. La torre obra del s. XII era lo mas antiguo, situada a los pies de la nave, en su parte norte, fue construida en principio con argamasa y canto rodado, con el paso del tiempo fue revestida  con  tosca mampostería dándole una forma escalonada, quedando solo el ultimo cuerpo que formaba el campanario con fabrica de ladrillo.

La Virgen del Carmen en la iglesia de San Andrés sobre las antiguas andas 

El retablo del altar mayor de esta humilde iglesia era de orden compuesto y tres cuerpos, ocupaba todo el frontal del presbiterio. En la parte central, en una gran hornacina, se encontraba la imagen de la Virgen del Carmen (la misma que hoy se encuentra en El Carmen de Renueva). Es obra del maestro imaginero zamorano nacido en Coreses D. Ramón Álvarez Prieto; es una imagen coronada en madera policromada destinada a ser vestida con ropajes, su rostro redondeado de rosadas mejillas (características de las obras salidas de las manos de D. Ramón) nos trasmite paz y sosiego,  con su brazo izquierdo sostiene el Niño y en la mano derecha porta el escapulario representación de la sacramental que la Virgen entrego a San Simon Stock.
Esta imagen fue donada a finales del s. XIX por el hacendado local D. Diego Pascual de Oliveros que también fue alcalde de la Villa; sustituyo a otra anterior de madera que actualmente no existe en la parroquia, posiblemente entregada para otras iglesias.

Actual emplazamiento de la Virgen en la Iglesia de Santa María del Carmen de Renueva

La parroquia de San Andrés es incorporada a la de Renueva con motivo de una reorganización parroquial de la Villa en los últimos años del s. XIX, pero su iglesia será siendo sede de la vocación Carmelita.
En 1960  San Andrés es cerrada al culto por su estado de deterioro y la Virgen trasladada a Renueva donde permanece hasta el 8 de Julio de 1968 que entrara por primera vez en su nuevo templo del Carmen de Renueva; el 16 de Julio de ese mismo año será bendecido y consagrado su altar mayor.