CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

lunes, 13 de febrero de 2012

LAGO DE SANABRIA - TREGEDIA

Lago de Sanabria desde san Martín de Castañeda. En la parte inferior derecha el pueblo de Ribadelago Nuevo.

Si la narrativa del hombre hizo desparecer, como castigo divino, un pueblo imaginario bajo las aguas del Lago de Sanabria, la negligencia del hombre lo hizo realidad una noche de Enero de 1959.

Fuertes aguaceros habían caído sobre la zona desde primeros días de 1959 con temperaturas cercanas a 1os 18 bajo cero. Vega de Tera estaba embalsando agua por primera vez. En la tarde-noche del dia 8, después de comprobar el nivel del embalse, se intenta bombear agua pero la lluvia, la nieve y las filtraciones han inundado la sala de bombas y no pueden ponerse en marcha los motores; se decide abrir unos centímetros la compuerta del aliviadero (se acciona de forma manual, pues no hay fuerza para los motores) para evitar el desbordamiento de la presa. Minutos después de la media noche del viernes día 9 de Enero de 1959 el dique reventó en unos 140 m. desde el aliviadero hasta el estribo de la margen izquierda.De la mortal avalancha de piedras, lodo y árboles se libraron las casas situadas en la parte alta del pueblo (Archivo Histórico P.)

Una avalancha de 8 millones de de metros cúbicos de agua se precipita por el cañón del río Tera arrastrando piedras, rocas, árboles. Este torrente se precipita mas de 7 km. y 600 m. de desnivel en menos de 20 minutos sobre las casas, de piedra y madera, del pequeño pueblo de Ribadelago de 549 hab. destruyéndolo casi en su totalidad y provocando la muerte de 114 vecinos de los que solamente se recuperaron 28 cuerpos de entre los escombros o de las aguas del Lago, el pueblo quedo incomunicado al desaparecer el puente y la carretera. La ola devastadora alcanzo hasta 9 m. de altura durante unos 15 minutos y desemboco en el lago que hizo de balsa reguladora evitando que la catástrofe llegara a otros pueblos ribereños del Tera.

Cañon del Tera por donde descendió la tromba de agua que arraso Ribadelago (Archivo Histórico P.)

La mayoría de los vecinos se encuentran descansando y otros alertados por el fuerte ruido, que creían era de una tormenta, intentan ponerse a salvo en las partes más altas del pueblo, en los tejados y en la espadaña de la iglesia que resiste la tromba de agua y lodo.
El cuartel de la Guardia Civil del pueblo de Pias envía un comunicado, a las 5 de la mañana, con destino al Gobierno Civil, solicitando ayuda para la población de Ribadelago.
El primer auxilio llega desde El Puente y por cuadrillas de obreros de otras obras; tienen que utilizar barcas para entrar en el pueblo. Desde Zamora se organiza un convoy de auxilio con unidades militares del Cuartel Viriato, bomberos de la Capital, ambulancias, material medico, víveres y ropa.
Se establece la base de auxilio en el cercano pueblo de El Puente y en la tarde del día 9 de Enero son evacuados los primeros supervivientes, según su situación, son enviados al Albergue de San Martín, Benavente y Zamora, en la Capital son asistidos en La Residencia Rodríguez Chamorro de la Diputación, en La Residencia Ramiro Ledesma del seguro de enfermedad y los menores en el Hogar Provincial.
Ribadelago reducido a un montón de escombros (Archivo Histórico P.)

La noticia que ha sido difundida como primicia por la emisora provincial Radio Zamora (EAJ-72) y mas tarde por una tirada especial del Correo de Zamora. La informacion llega a todos los medios nacionales y extranjeros.

Días mas tarde Zapadores de Salamanca y Toledo montaron un puente para el paso de maquinaria destinada a la limpieza y desescombro. Se solicitan buzos voluntarios para intentar rescatar de las aguas los cuerpos de los desaparecidos. Las frías aguas, la profundidad del lago, la falta de visibilidad, el amasijo de restos y en aquellos años la falta de equipos hizo su misión imposible. En primavera militares de la Base Naval de Ferrol auxiliados por una gran grúa y bateas intentan, sin éxito, recuperar los cuerpos desaparecidos.

Ayuda American enviada por las fuerzas aéreas desde Torreón de Ardoz (Madrid) (Archivo Histórico P.)

La ayuda humanitaria llegara de todos los rincones de España y del Mundo con destino a las humildes gentes de Ribadelago. Se organizan todo tipo de eventos: partidos de futbol, corridas de toros, rifas y concursos; todo con el fin de recaudar fondos. EEUU por medio de las fuerzas destinadas en la base de Torrejón (Madrid) enviaron un convoy con alimentos y toda clase de enseres. Gran cantidad de esta ingente ayuda se quedo por el camino.

Para albergar a los supervivientes, en lugar de reconstruir el pueblo, se decidió levantar uno nuevo aguas abajo, en un lugar cercano, por nombre Ribadelago de Franco hoy Ribadelago Nuevo. Un nuevo pueblo sacado de un proyecto del Plan Badajoz, de casas blancas que no encajan en Sanabria, ni responde a las necesidades agrícolas y ganaderas de sus habitantes. Desde un principio los vecinos se resisten a ocupar el nuevo pueblo y repararan algunas casas de Ribadelago Viejo.

Autobús International de la Empresa Auto-res con su característico color rojo-blanco que hacia de coche correo entre Zamora y Sanabria. Tenía su cochera a la entrada del pueblo y las aguas lo arrastraron más de 500 m. quedando volcado de costado (Archivo Histórico P.)

La mayor tragedia de la historia de las tierras sanabresas se quiso justificar en un principio por causas naturales. Pero fue un cúmulo de circunstancias: una ejecución incorrecta, sin control y con prisas, las obras se realizaban en campañas paralizándose en los inviernos, ya en 1954 el dique tenia continuas filtraciones y se inyectaba hormigón por las numerosas grietas, materiales defectuosos, embalsar precipitadamente alcanzando un nivel peligroso.

La empresa constructora intenta desde un principio llegar a acuerdos verbales con los damnificados sobre las indemnizaciones. Finalmente en Marzo de 1963, después de cuatro años de instrucción, en la Audiencia Provincial de Zamora se celebra el juicio contra los posibles responsables de la rotura de la presa, el Fiscal (D. Mariano Gómez de Liaño) solicita 5 años de prisión y la defensa (D. Venancio Hernández Claumarchirant) piden la absolución; cuatro de los diez procesados fueron condenados por un delito de imprudencia temeraria a la pena de un año de prisión menor que no llegan a cumplir. La sentencia es recurrida dos años mas tarde y son indultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada