CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

martes, 26 de abril de 2011

ERMITA Y CRISTO DE SAN ESTEBAN

Dentro del castro del mismo nombre encontramos La Ermita del Cristo de San Esteban, la primera referencia escrita es del siglo XVII pero su obra es anterior; es una edificación humilde construida en mampostería y sillería en sus esquinas y huecos, de una sola nave reforzada en sus costados por contrafuertes y dividida por dos arcos de medio punto, el segundo da paso a la capilla mayor de planta cuadrada y mas alta que la nave, a su derecha una pequeña sacristía; a ambos lados de la entrada dos largas piedras verticales son testigo de un posible pórtico, en la actualidad desaparecido.

Vista exterior de la ermita de San Esteban

Cuenta la leyenda que comprado en la capital para algún pueblo de la comarca, era transportado un Cristo en una carreta tirada por bueyes, llegados a este lugar el carro se detuvo como si estuviera clavado al suelo siendo imposible moverlo, lo que se interpreto como el deseo del Cristo de quedarse allí, levantándose la ermita; por esta cabezonería se le conoce con el sobrenombre de Cristo Emberronado. Difícil es que en aquella época y por este agreste lugar de profundos barrancos hacia el río y cortadas peñas pudiese transitar carreta alguna, lo mas lógico es que la ermita fuese fruto de la cristianización de algún recinto pagano.

Restos de una estela romana localizada en la pared de la ermita

Anterior al siglo XVIII existían en Muelas del Pan las ermitas de: San Roque (en 1831 desaparece pasando el Santo titular a la iglesia del pueblo. Como recordatorio de su asentamiento tenemos el Bario de San Roque y la cruz del mismo nombre), la de San Ildefonso, la de San Sebastian y la de San Esteban; durante los siglos XVIII y XIX desaparecieron quedando solo la de San Esteban cuyo mantenimiento corre a cargo de la Iglesia, testimonio de esta relación tenemos una inscripción de 1748 en el exterior de la cabecera, en su parte alta (“Hízose esta obra a gracia de Dios y del Apóstol Santiago, siendo cura Antonio Losada en el año 1748”); la cofradía del Cristo también era titular de tierras que eran arrendadas y que en el siglo XIX con la desamortización fueron vendidas, año 1821.
Inscripción que aparece en el exterior de la capilla en su parte alta

Cercanos a la ermita tenemos dos topónimos: una fuente conocida con el nombre de Pilo Moro, de la roca mana el agua que cae sobre la piedra a la que ha dado forma de “piloncha”; dando vista al río localizamos la Cueva de la Mora que según la leyenda no podemos llegar a su final.

Santo Cristo de San Esteban (Cristo Emberronado)

En esta ermita se venera el Santo Cristo de San Esteban conocido por los del lugar como “Cristo Emberrronao”. Imagen de finales del siglo XII y primeros del XIII de estilo romanico-gotico con influencias bizantinas; representa a Cristo muerto en una cruz de gajos con un gran paño de pureza, la cabeza levemente inclinada, los ojos cerrados y una expresión sosegada; su cuerpo hace una suave curva con los pies en una posición de doble cruzamiento. Tiene un hondo significado para los moleños y una arraigada devoción que ya en la antigüedad se manifestaba a la hora de hacer testamento y donaciones; hasta no hace muchos años en sus paredes podíamos ver los exvotos de los fieles (piernas, manos etc. de cera) en reconocimiento por alguna curación.

Detalle Cristo de San Esteban

En el siglo XVIII aparecen los primeros escritos sobre las dos fiestas que se celebran, la principal el Martes de Pascua con procesión y romería, y el día 25 de Abril festividad de San Marcos, estas dos fiestas eran de “voto del lugar”.

El día del Cristo salen los romeros en procesión de la iglesia parroquial de Santiago Apóstol camino de la ermita, en cabeza el pendón de franjas verdes, rojas y moradas, tres el la cruz parroquial y a continuación, sobre andas, una pequeña imagen del Niño Jesús (conocida cariñosamente como el Niño de la Bola) detrás la Virgen María (que ha perdido el luto de la Semana Santa) portada por hombres vestidos con la típica capa de pastores.

Romeros camino de la ermita el Martes de Pascua

Después de la celebración solemne de la misa se dará paso a un día de fiesta con música, bailes, juegos y comida campestre hasta que llegada la caída de la tarde regresa la procesión al pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario